12 años y $ 10.5 billones costaría recuperar daño ambiental del río Bogotá

El estudio ‘Aplicación de la metodología de evaluación económica del daño ambiental para la cuenca media del río Bogotá como herramienta para el ejercicio del control fiscal’ fue presentado por la Contraloría Distrital con el fin de evaluar los daños ambientales y establecer lo que se ha gastado y lo que se gastaría en remediar y recomponer este afluente hídrico.

“Este estudio nos ha permitido establecer que la recuperación se cuantifica en $ 9 billones para su parte biofísica y en $ 1.5 billones para su componente socioeconómico. La condición en la que se encontraba el río en 1991 se ha visto afectada, en una escala de 1 a 10, sobre el 1.5, lo cual nos ha permitido establecer cuál es ese estado de deterioro, que ha generado afectaciones en el ecosistema, pero también en temas relacionados con la agricultura, la salud de las personas y los predios que están alrededor de la cuenca del río”, estableció Andrés Castro, Contralor Distrital.

La actualidad del río Bogotá

La herramienta presentada por la Contraloría, permitirá hacer valoración de costos ambientales y aplicar veeduría y control fiscal bajo los principios del desarrollo sostenible. Pero, para entender el porqué de la gran cifra para recuperar el río Bogotá, se debe recordar que en la actualidad el 97% de las aguas del afluente de la capital se encuentran contaminadas, producto de las toneladas de basuras, aceites, escombros, aguas residuales y toda clase de vertimientos que se arrojan a diario, especialmente en la parte sur de Bogotá y el municipio de Soacha, donde se encuentra la cuenca media.

Un poco de esperanza para el río se dio en marzo de 2021 cuando arrancaron las pruebas de estabilización en la PTAR Salitre fase uno, ubicada en el noroccidente de la ciudad, entre las localidades de Suba y Engativá. La planta se acerca a la etapa de aceptación operativa, es decir la entrega por parte de la CAR a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, quien actualmente opera la fase uno.

Con la construcción de la segunda PTAR bautizada canoas y que se proyecta para iniciar en 2023, se tratará el 70% de las aguas residuales generadas por la ciudad y las descargas del municipio de Soacha en el 100 por ciento.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín