A un paso de autorizarse en Colombia la aplicación de plasma para pacientes COVID 19 que no estén en cuidados intensivos

Este tratamiento que ya fue utilizado para luchar contra la gripe española en 1918 lo impulsan investigadores colombianos liderados por el Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmunes de la Universidad del Rosario.

Se trata de la aplicación de plasma de pacientes que se han curado del coronavirus a aquellos con COVID 19 que están graves, pero no en estado crítico; es decir, que estén hospitalizados, aunque no en cuidados intensivos.

El doctor Juan Manuel Anaya, director del Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmunes (CREA) de la Universidad del Rosario, en diálogo con BOGOTAAMPM en Radio Red RCN, indicó que lo original de la propuesta colombiana es su utilización en pacientes que no están severamente enfermos y que, por lo tanto, podrían recuperarse sin tener secuelas de la enfermedad o evitarles progresar hacia cuidados intensivos o la fatalidad.

El proyecto PC-Covid-19 será el primer estudio “aleatorizado y controlado”, es decir se comparará el plasma de convalecientes contra el tratamiento estándar utilizado, explicó el investigador.

Para Anaya, “si se llegase a comprobar su eficacia, es decir, la mejoría de los pacientes mediante criterios clínicos rigurosos validados internacionalmente y la desaparición de la viremia, los beneficios serían enormes, pues se podría instituir como tratamiento inicial a pacientes hospitalizados no complicados con COVID-19, reducir la morbi-mortalidad de la enfermedad y facilitar la paulatina reincorporación laboral”.

Plasma de convalecientes (PC) tratamiento contra la infección

Los pacientes con Covid-19, enfermedad producida por el Coronavirus (SARS-CoV2), pueden ser asintomáticos y presentar una enfermedad leve en cerca del 80% de los casos. En el resto ocurre una respuesta inflamatoria exagerada a la infección. A la fecha no hay tratamiento universal para la enfermedad. Sin embargo, dado que esta enfermedad se caracteriza por una respuesta inmune inflamatoria, varias alternativas terapéuticas han sido propuestas para intervenir en distintos estadios o etapas de la misma. Una de ellas consiste en la aplicación del plasma de pacientes que se han curado (convalecientes) en aquellos que están todavía enfermos, comentó Anaya.

Se asume que los pacientes que se curan tienen anticuerpos y otras sustancias del sistema inmune que podrían ser de gran ayuda para aquellos que todavía tienen la enfermedad activa, pero cuya respuesta inmune es insuficiente. Por lo tanto, el plasma de convalecientes (PC) pretende ser un tratamiento para ayudar a responder eficazmente contra la infección a aquellos que lo necesiten, dijo el director del Centro de Estudio de Enfermedades Autoinmunes (CREA) de la Universidad del Rosario.

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 1 =

Suscríbete a nuestro boletín