Adiós a Alirio López, el padre que trabajó por la paz en el fútbol

Monseñor Alirio López marcó una huella en los temas de juventud, por su labor en erradicar la violencia en las barras bravas del fútbol colombiano, en temas de paz y reconciliación con las comunidades.

Nació en Bogotá el 19 de julio de 1954 y recibió su ordenación sacerdotal en 1983. Desde ese instante inició una carrera de 38 años al servicio de la Iglesia y de las comunidades.

Fue filósofo y teólogo del Seminario Mayor Arquidiocesano de Bogotá, con un posgrado en Bioética de la Universidad El Bosque y concluyó sus estudios con un curso de bioética en la universidad Atenaeum Regina Apostolorum de Roma, Italia.

Como aficionado al fútbol e hincha ferviente de Millonarios, se mostró preocupado por la creciente ola de violencia entre las barras bravas a finales de los años 90, por esa razón con la Alcaldía de Bogotá creó la estrategia ‘Goles en Paz’, siendo la primera política pública que trabajó con los presidentes de clubes y con líderes de las barras para mejorar la convivencia de los jóvenes en sus localidades con oportunidades en educación, formación y empleo.

Además, fue párroco de la parroquia del barrio Santa Catalina, del barrio Country Sur y en el barrio Egipto, realizando una importante labor social con la estrategia del desarme de la comunidad.

En el año 2009 fue nombrado capellán del entonces Papa Benedicto XVI con el título de Monseñor.

López estuvo en los medios de comunicación más importantes del país con su mensaje de reflexión antes de comenzar los informativos de radio y televisión.

También participó en la serie ‘Pandillas, Guerra y Paz’ que trató sobre las problemáticas que enfrentaban los barrios marginales de la ciudad a finales de los años 90 y principios del 2000, en la serie se interpretó a sí mismo para llevar su programa de reconciliación a las pandillas que se enfrentaban en ese entonces.

Al inicio de la cuarentena por el Covid-19, el sacerdote acompañó a los feligreses con un mensaje de esperanza al sacar la custodia frente a la puerta principal del templo de San Ambrosio, ante la imposibilidad de oficiar los actos litúrgicos de forma presencial.

Tras varios años de lucha contra un cáncer estomacal, la familia del sacerdote confirmó su muerte ocurrida en la mañana de este martes.

Paz en la tumba, Monseñor Alirio López.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín