Bogotá está lejos de ser viable y sostenible, por eso ratificamos el compromiso de crear nuevo modelo de ciudad: Claudia López

El distrito firmó la ‘Alianza por el hábitat, Bogotá el mejor hogar’, un acuerdo con sectores privados, académicos, internacionales y sociedad civil para impulsar un modelo de ciudad que priorice la calidad de vida de la gente, respete la estructura ecológica principal, reconozca y aborde los desafíos de informalidad y exclusión, y genere las condiciones propicias para el desarrollo social, económico y ambiental.

En el marco de la celebración del Día Mundial del Hábitat, la alcaldesa Claudia López indicó que esta alianza se desarrollará, de manera conjunta con los distintos aliados, a través de diferentes proyectos e iniciativas: Pacto por la participación de las mujeres en el sector de la construcción; Pacto por la transparencia y la probidad del sector hábitat; Pacto por un modelo de economía circular para Bogotá región.

Según explicó la alcaldesa, Bogotá ahora tiene que pensar en tres escalas de planeación, la región central y su sistema de abastecimiento de agua, protegiendo la estructura de páramos y la seguridad alimentaria; la región metropolitana Bogotá – Cundinamarca y por último, desde las fronteras de la ciudad.

“Si queremos construir ciudades distintas debemos construir una relación distinta con la ruralidad, que vele también por el bienestar y el desarrollo de los campesinos. Institucionalidades como la Región Metropolitana Bogotá – Cundinamarca permitirán una mejor planeación”, aseguró la mandataria distrital.

Además, resaltó que una de las grandes prioridades de su administración para el próximo año es sacar adelante el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que permita concertar una nueva manera de hacer ciudad.

“Con el nuevo POT nos comprometemos a impulsar un modelo de ciudad que priorice la calidad de vida de la gente, respete la estructura ecológica principal, reconozca y aborde los desafíos de informalidad y exclusión, y genere las condiciones propicias para el desarrollo social, económico y ambiental no solo de la ciudad sino de la región”, agregó la alcaldesa.

Por su parte Nadya Rangel, secretaria del Hábitat, señaló que construir una nueva narrativa de ciudad que se ajuste a las tendencias de desarrollo, hacia una ciudad más incluyente, sostenible y competitiva, en el marco de este Nuevo Contrato Social y Ambiental, es importante establecer un horizonte de corto, mediano y largo plazo, que nos dirija hacia una Agenda 2038, a imaginar y caminar juntos hacia la ‘Bogotá de los 500 años’.

Según López el Nuevo Contrato Social y Ambiental de Bogotá plantea desafíos para lograr que la ciudad sea sostenible económica y ambientalmente, generando una nueva relación con el medio ambiente como eje de desarrollo.

Enfatizó que la protección de los ecosistemas, la biodiversidad, los recursos naturales, el manejo responsable de residuos y el cambio en los modelos de transporte en la movilidad con energías limpias van a definir el cambio de la ciudad.

“Bogotá va a proponer una nueva grilla en su POT, fundamentada en corredores verdes que redistribuya mejor los espacios de sus corredores de movilidad, con sistemas de transporte que produzcan el menor impacto ambiental”, explicó la alcaldesa.

Recalcó que tener una ciudad multiusos donde los viajes de los ciudadanos se reduzcan porque tienen todos sus servicios cerca, le dará también un respiro al medio ambiente porque se va a quemar menos gasolina.

Sobre el tema del aprovechamiento de los residuos indicó que la ciudad produce diariamente más de 6.500 toneladas de residuos, de los cuales hoy se logran aprovechar cerca del 18% gracias al esfuerzo de los recicladores.  Señaló que la apuesta de estos cuatro años es disminuir por lo menos un 10% los residuos que se disponen en el relleno,

En materia de protección del agua, además de dar el gran paso a la descontaminación del Río Bogotá, se busca la corrección de alrededor de 1.500 conexiones erradas que llegan a los cuerpos de agua.

En vivienda el reto es construir más viviendas y mejores viviendas para las familias vulnerables de la ciudad, por eso la apuesta de estos cuatro años es producir 50.000 viviendas nuevas, subsidiando las soluciones VIS y VIP. Además, mejorar las viviendas de origen informal y disminuir el hacinamiento por medio del Plan Terrazas.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín