Caso de brutalidad policial termina en asesinato de un abogado bogotano

En un mal llamado procedimiento policial desbordado de violencia, maltrato y abuso desmedido de la fuerza por parte de dos uniformados, el abogado Javier Ordóñez de 45 años perdió la vida, luego de recibir múltiples agresiones físicas y choques eléctricos a través de una pistola ‘taser’ por parte de los efectivos, que no se inmutaron ante las suplicas del abogado y de los espectadores que pedían detener las agresiones.

En un video, de un ciudadano presente en el lugar, quedó registrado el momento en que Javier Ordoñez clamaba a los policías para que no lo maltrataran con más choques eléctricos en una calle de la localidad de Engativá a media noche.

 “Déjenme ya tranquilo, por favor”, expresó el abogado varias veces durante el ataque de los uniformados. Luego de ser inmovilizado fue llevado al CAI del barrio Villa Luz y posteriormente sería trasladado, por su mal estado de salud, a la Clínica Santa María del Lago, donde murió.  

La alcaldesa Claudia López, como comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, repudio los hechos e indicó que todo acto de abuso de poder por parte de las autoridades es inadmisible.

“El abuso de autoridad por parte de los dos Policías contra el abogado Javier Ordóñez, anoche en la capital, es inaceptable. Trabajaremos en una condena ejemplar para los responsables directos del abuso y una restructuración profunda, sería al interior de la Policía, que prevenga y sancione este tipo de abusos”, expresó la alcaldesa.

El coronel Necton Lincon Borja, comandante operativo de la Policía Metropolitana de Bogotá, al conocer los hechos señaló que la institución había tomado una serie de determinaciones. “Primero, suspender de la actividad operativa y de vigilancia y de pasar a labores administrativas a los policías que se encuentran inmersos en estos hechos. Segundo, toda la colaboración a la Fiscalía, que asume la investigación. Tercero, el acompañamiento a la familia en una interlocución con un equipo interdisciplinario. Cuarto, la policía garantizará la transparencia ante los hechos y dejará que la Fiscalía adelante las investigaciones».

Por su parte Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno enfatizó que las autoridades tratan de establecer si los policías que atendieron el caso golpearon al abogado luego de ser inmovilizado.

Queremos claridad si al interior del CAI se siguió lastimando, lo que podría haber causado la muerte o una situación de alta gravedad para Javier”, expresó el secretario.

El funcionario precisó que se tomarán medidas urgentes por parte de la Alcaldía para evitar que se repitan estos hechos. “Anunciaremos medidas que permitan que en Bogotá no se repitan hechos de abuso policial, con acciones concretas de prevención y capacitación», enfatizó Luis Ernesto Gómez.

Entre tanto, Hugo Acero, secretario de Seguridad de Bogotá, indicó que la investigación quedó en manos del CTI de la Fiscalía, mientras se espera que Medicina Legal determine las causas de la muerte. 

Sobre el uso de las pistolas tipo taser, el Secretario aseguró que «es un elemento que tiene unos protocolos específicos de uso. Está establecido dentro de la institución que ninguna persona puede utilizarlos si no tiene entrenamiento. Como cualquier elemento, pueden ser usados de manera adecuada o inadecuada». 

El hecho que conmocionó a la ciudad generó que varios ciudadanos, como acto de repudio por la muerte del abogado, se reunieron en las horas de la tarde en las inmediaciones del CAI de Villa Luz para protestar, originando actos de vandalismo contra el CAI, motocicletas de la policía, una camioneta del CTI y enfrentamientos contra agentes del ESMAD que llegaron al lugar.  

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín