Claudia López la autocrítica y ajustes al protocolo de manejo de marchas

El día después de las marchas, el protocolo para el manejo de las movilizaciones originó tres reflexiones a la alcaldesa Claudia López.

Al tiempo que reiteró su respaldo a las protestas reconociendo su legitimidad, la alcaldesa reconoció que es imperioso para próximas jornadas incrementar el número de gestores de convivencia, disminuir el tiempo de respuesta para la acción del ESMAD cuando se evidencie agresión contra la fuerza pública por parte de los violentos y consolidar una judicialización de los vándalos capturados en medios de los desórdenes.

La alcaldesa López consideró que en la ciudad existen dos extremos frente a cómo debe ser el control de las protestas: Por una parte están los que quieren que se estigmaticen y se autorice de entrada la acción del ESMAD desconociendo la legitimidad de la movilización social y por el otro quienes pregonan la obligación de suspender la acción del ESMAD, aún en casos extremos, porque lo consideran una violación de los derechos humanos.

La alcaldesa ante ese escenario reiteró que está del lado de la ciudadanía porque considera que sus reclamos son legítimos y destacó que con el manejo dado ayer a las protestas no hubo necesidad de acudir a la militarización de la ciudad, la implantación del toque de queda o el uso del ESMAD indiscriminadamente.

Comparó los resultados de las movilizaciones de noviembre del año pasado y las de ayer y sostuvo que por ejemplo la vandalización de buses de Transmilenio disminuyó como también el número de heridos, recordando que en la del año pasado hubo 100 y ayer 8.

Resaltó que al final del año pasado la fuerza pública terminó estigmatizada producto de las acciones violentas del ESMAD disparándoles a ciudadanos e incluso ocasionando un muerto, hoy en cambio la ciudadanía vio a una policía resistiendo frente a los violentos, sin hacer uso de la fuerza y esperando que fuera el ESMAD el que actuara.

La alcaldesa de Bogotá reconoció que tres puntos de la ciudad invariablemente terminan siendo escenario de actos violentos en desarrollo de estas movilizaciones como son el centro de la ciudad, Kennedy y Suba por lo que hizo un llamado los organizadores de estas marchas para que busquen centrar los actos en puntos específicos que les permitan no perder el control de estos y facilitar la infiltración de encapuchados y violentos.

Además el hecho de convocar múltiples marchas origina que la fuerza pública deba dispersarse en igual número de sitios con lo que pierde efectividad y capacidad de control para evitar la acción de los infiltrados.

Sobre éstos últimos la alcaldesa López pidió al CTI de la Fiscalía esfuerzos para que con la captura de 3 encapuchados ayer se pueda avanzar en información que permita saber de dónde proceden y cómo poder desarticularlos ya que históricamente se ha podido detectar que no son una minoría los violentos que aparecen en estas marchas y puntualizó cómo ayer fueron más de 100 los que salieron  a las calles a vandalizar y originar violencia.

Ofreció todo el apoyo a ese organismo para que con pruebas contundentes que puedan recabarse, los 3 capturados sean judicializados y debidamente castigados por sus acciones de ayer.

La alcaldesa de Bogotá no desaprovechó su análisis sobre los hechos de ayer para criticar la postura del gobierno nacional frente a los reclamos de los marchantes.

Sostuvo que el gobierno Duque debe pasar de la conversadera a las soluciones y recordó algunos temas sobre los que los ciudadanos reclaman como el asesinato sistemático de líderes sociales, la falta de cumplimiento de los acuerdos de paz, las chuzadas de la inteligencia estatal y consideró que hoy se requieren soluciones de fondo desde el gobierno nacional.

Escuche la rueda de prensa de la alcaldesa Claudia López en el balance final de las manifestaciones del 21 de enero.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín