Contraloría revela hallazgos fiscales en la Empresa de Acueducto

Una serie de presuntas irregularidades en la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, que ascienden a los 16 mil millones de pesos, fueron denunciadas por la Contraloría de Bogotá.

En una auditoría realizada por el órgano de control, se encontraron doce hallazgos con incidencia fiscal por $16.804.832.130, al igual que 36 hallazgos administrativos y 12 con presunta incidencia disciplinaria.

El mayor hallazgo, en cuantía cercana a los $7.573 millones, se detectó en la Planta de tratamiento Salitre, la Planta de Tratamiento y la Estación Elevadora Canoas, así como en el interceptor Tunjuelo-Canoas que lleva las aguas a la estación elevadora, obras que hacen parte del sistema de alcantarillado de aguas residuales del Distrito.

El equipo auditor determinó que unas obras que no fueron ejecutadas o faltantes del interceptor Tunjuelo Canoas, incluyendo cámaras y pozos de inspección, así como parte de la estructura del túnel de emergencia y obras complementarias que no se realizaron, generaron un detrimento a las arcas de la capital.

Se trata de un contrato llave en mano, en el que el contratista es el responsable del diseño y de la construcción, es decir que debió realizar todos los trabajos necesarios para la puesta en marcha del sistema por un precio acordado, en un tiempo determinado.

Otro hallazgotiene que ver con el pago de intereses y sanciones por mora por impuesto predial pagado de manera extemporánea, es decir fuera del plazo establecido por la Secretaría de Hacienda Distrital y que corresponde a las vigencias 2012, 2016, 2017, 2018 y 2021, por cuantía aproximada a los $4.030 millones.

Otros hallazgos suman una cuantía cercana a los $9.231 millones, tienen que ver con inconsistencias y desactualización en reporte de información de macroproyectos, incoherencia en la articulación de las metas de macroproyectos, deficiencia de los productos de diseño, deficiencias en diseños, deficiencia en planeación, contratación de obras sin permisos, una sanción impuesta por la Superintendencia de Servicios y una multa impuesta por la CAR Cundinamarca, entre otras.

¿Qué responde el Acueducto?

La Empresa de Acueducto de Bogotá respondió que la ampliación de la Planta de Tratamiento Salitre no hizo parte del informe que el organismo de control entregó a la EAAB. El contrato de optimización de esta planta está a cargo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR).

Entre los proyectos de Saneamiento del Río Bogotá se encuentran la construcción de la Estación Elevadora Canoas y de Tratamiento de Aguas Residuales Canoas y los interceptores Tunjuelo-Canoas. Sobre este último, la EAAB inició las acciones judiciales requeridas para que el contratista respondiera por el incumplimiento del contrato.

En 2014 el Consejo de Estado ordenó a la Empresa de Acueducto terminar las obras faltantes. Actualmente los interceptores Tunjuelo–Canoas están terminados y listos para entrar en operación cuando la estación elevadora esté en funcionamiento.

Sobre el pago extemporáneo realizado por la entidad a la Secretaría de Hacienda por concepto de impuesto predial, la Empresa se encuentra en proceso de depuración predial y cumpliendo con sus obligaciones tributarias que se han venido realizando por recomendación de la Contraloría.

La entidad confirmó que estará presta a los llamados de los organismos de control y la ciudadanía.

Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 3 =

Suscríbete a nuestro boletín