Distrito anuncia que emberás dejaran transitoriamente Parque Nacional, indígenas lo desmienten

Tras más de siete meses de vivir en el Parque Nacional, varios intentos de caracterización por parte de las autoridades distritales, diversos enfrentamientos que han dejado muertos y heridos, la situación de los emberá katio que agrupa a unas 1.200 personas, en especial niños, niñas y mujeres embarazadas parece no tener pronta solución, a pesar que la Alcaldía anunció que ya se inició con el traslado oportuno de la comunidad al parque La Florida, lugar asignado para su atención temporal.

Así lo señaló Felipe Jiménez Ángel, Secretario de Gobierno de Bogotá quien dijo que desde el primer día desde que asumió el cargo se ha apersonado de la situación, “desde hace unos 10 días hemos logrado el traslado de 110 personas entre mujeres, niños y hombres que residían en el parque y los hemos convencido y logrado trasladar a nuestro alojamiento temporal que tenemos. Allí es seguro, tranquilo, tiene servicios sociales para todos los niños y de inclusión social y financieros y económicos para toda la población. Esperamos que poco a poco se vayan trasladando a este lugar transitorio para luego que puedan retornar a sus territorios”.

Sin embargo la comunidad desmintió al Secretario, asegurando que de las personas trasladadas unas 70 retornaron de nuevo al parque Nacional debido a que las condiciones del Parque La Florida las asemejan a un campo de concentración.

“Ese lugar que ofrecen con tantas garantías no tiene condiciones de dignidad y seguridad, ahora mismo el ICBF nos reportó que tiene unos ocho niños, en malas condiciones que hacen parte de los infantes que están allá. Es triste la situación en que nos encontramos y esperamos que la voluntad de dialogo con el distrito logre materializarse en una mesa técnica para lograr salir de esta situación”, así lo confirmo Jairo Montañez, líder de las Autoridades Indígenas en Bakatá.

Por su parte, la Secretaría de Salud de Bogotá hizo un llamado a los líderes de las comunidades indígenas asentadas desde el 29 de septiembre del año pasado en el Parque Nacional para que se permita el trabajo de las misiones médicas sin agredir a los profesionales de la salud y que no oculten a las personas enfermas, ya que esto ha ocasionado una identificación tardía de alertas y atención en salud para esa población.

También, que se informe oportunamente sobre madres gestantes para el respectivo control prenatal, ya que hasta ahora, como consecuencia de no dar información, se han dado cuatro partos extra-hospitalarios poniendo en riesgo la vida de las madres y sus bebés.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín