El negocio redondo de los operadores de Transmilenio

Comparte!

Se debe decir sin ambigüedades: Los operadores del sistema Transmilenio deberán sonreír íntimamente por estas épocas con el jugoso negocio que explotan con sus buses articulados, es decir los rojos que circulan por las troncales.

La ciudad les creo vías exclusivas para que por allí transiten sus vehículos, operan buses que ya cumplieron su vida útil pero que se la ha ido extendiendo. No olvidar que en la administración de Gustavo Petro debían renegociarse los contratos con los operadores, incluyendo renovación de flota y el alcalde prefirió prorrogarlos, con lo que los operadores nuevamente se frotaban las manos. Siguen explotando un negocio con buses viejos.

Pero eso no es todo. No contentos con esas gabelas los operadores no se paran en mientes para maximizar sus ganancias explotando inmisericordemente su planta de trabajadores.

Ayer muchos de ellos salieron a protestar en una estación del sistema en la calle 26 denunciando tercerización laboral, violación de horas máxima de trabajo al día, descuentos de infracciones de sus sueldos, con el agravante de que quien se atreva a denunciar comienza a ser objeto de presiones para que renuncie o lo degradan en sus funciones.

En lo referente a horas día de trabajo un conductor denunciaba: “Usted comienza a las cuatro de la mañana y está acabando a las nueve de la noche. Ellos alegan que no son turnos continuos, que hay un tiempo muerto pero eso no es real porque debemos invertirlo en trasladarnos a otro portal distante para tomar el bus con el que debemos cumplir el segundo turno”. Los operadores hacen esto para evitar contratar más personal y solo pagan el tiempo al frente del volante.

Un agravante es que se obliga a los conductores a trabajar lapsos largos sin tener descanso. Hay casos de conductores que no han podido gozar de su descanso en periodos de hasta 15 y 20 días. Razón tenía un conductor que hace unos días paró en plena troncal el bus de Transmilenio que conducía y les informó a los pasajeros que no podía continuar porque el agotamiento se lo impedía.

Los trabajadores no encuentran en Transmilenio oído a sus denuncias porque la respuesta de la entidad es que ellos son empleados de los operadores y no de la empresa.

En buena hora el Ministerio del Trabajo decidió conformar un grupo de para investigar toda esta suerte de denuncias contra los operadores de Transmilenio. Investigaciones que deben ahondarse sobre todo en los abusos de las jornadas laborales de los conductores porque esto lleva implícito además el real peligro de accidentes de buses articulados por cansancio de los conductores.

Los operadores deben reconocer que hay necesidad de contratar más personal, en caso de conductores no dos sino tres por turno, o de lo contrario es deber del ministerio adoptar las sanciones respectivas.

En cuanto a Transmilenio deberá estar pensando ya en exigir a los operadores profundas modificaciones en su relación con el personal ya que el ministerio ha dicho que la empresa tiene una responsabilidad compartida porque se beneficia a través de unos operadores y si se violan las normas laborales, se debe actuar y esto funciona directamente bajo el Código del Trabajo, como contrato por obra o servicio.

La realidad sobre el tema expuesta hoy deberá tenerse en cuenta cuando algún día, no sabemos cuándo, se renegocien los contratos de Transmilenio con los operadores.

Comparte!
Equipo Bogotá AMPM

Equipo Bogotá AMPM

Profesionales del periodismo

Comenta con tu Facebook!

Leave a Comment

Suscríbete a nuestro boletín

Te mantenderemos informad@ todos los días!