El problema en Colombia no es de cupo de especialistas, sino de estructuración: presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina Familiar

El pasado 20 de julio fue radicado en el Congreso un proyecto de ley de reforma a la salud, que generó polémica y resistencia desde varios gremios del sector que aseguran que la iniciativa no garantiza el goce efectivo de la salud y lleva a más de lo mismo en un sistema de salud que solo privilegia el negocio.

En Bogotá AMPM hablamos con el doctor Otto Hamman, presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina Familiar, SOCMEF, y Decano de la facultad de Medicina de la Fundación Corpas, quien nos presentó un análisis detallado del proyecto.

Según el galeno, la necesidad más apremiante es generar un dialogo entre varios actores, no solamente los debates que se generan al interior de Senado y Cámara, sino espacios en dónde participen áreas académicas y sociedades científicas.

“Uno de los elementos que no cambia en el proyecto es el poder que se le confiere a las aseguradoras o empresas que imponen tarifas, manteniendo una lógica comercial que prevalece a grandes monopolios que poseen pacientes y recursos, y por ende son los que colocan las tarifas de los servicios”, indicó el doctor Otto Hamman.

De acuerdo con el especialista en el proyecto también se evidencia vicios e imprecisiones en conceptos básicos de salud como: modelos de atención, autocuidado, determinantes sociales de salud, entre otros; los cuales son indispensables para garantizar el goce efectivo del derecho fundamental de la salud consagrado en su ley estatutaria.

Para la Sociedad Colombiana de Medicina Familiar este es un proyecto que pretende materializar la garantía del derecho fundamental a la salud de los habitantes del territorio colombiano, sin embargo, perpetúa el modelo de aseguramiento e intermediación financiera quedando intacta y latente la contradicción que ha dificultado el goce efectivo del derecho a la salud, puesto que no afecta las bases estructurales que sostienen la Ley 100 de 1993.

Otro de los componentes analizados son los cambios sensibles a la educación médica que lleva a tener muy en cuenta las consideraciones de Academia con un examen único de residencia.

“Los exámenes únicos están atentando contra la autonomía universitaria, el problema en Colombia no es de cupo de especialistas, sino de estructuración administrativa, financiera e infraestructura para que los especialistas puedan trabajar en los diferentes escenarios, podemos aumentar los cupos, pero sino tenemos mejores salarios y respeto a los trabajadores no avanzamos”, enfatizó el presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina Familiar.  

Para el especialista, los cambios para incentivar aumentar el número de especialistas de medicina familiar, base del sistema de salud, conlleva a un riesgo de la calidad de la formación de los mismo.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín