Enterrar basuras en Doña Juana ¿única opción para disponer 6 mil toneladas diarias que producimos?

Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

A propósito del anuncio del alcalde Peñalosa de extender por 37 años más la vida del Relleno Doña Juana, se intensificó el debate si disponer los residuos en un espacio a cielo abierto, alternativa ya desechada por muchos países del mundo, es la única opción para disponer de las basuras que se producen en la ciudad.

El Distrito afirma que lo que se pretende, a la par con la extensión de la vida útil de Doña Juana, es optimizar el relleno para no tener que ampliarlo en su extensión o moverse a otras áreas.

Asegura también que luego de estudios realizados para determinar si hay otros sitios en la ciudad para disponer las basuras, encontró que no existen lugares para la disposición final de las basuras.

Precisa el Distrito que la actual licencia del relleno finaliza en 2022 y obliga tener alternativas antes y buscar en Doña Juana una operación adecuada sin que genere impacto a la comunidad aledaña junto con una nueva planta de tratamiento de lixiviados.

Para Javier Reyes, presidente del concejo de la cuenca media del Río Bogotá, la propuesta por el Distrito no es una solución al problema de la disposición de las basuras en la ciudad.

Comienza Reyes por recordar que la cuenca del Río Tunjuelo produce el 70% de la contaminación del río Bogotá por los lixiviados generados en Doña Juana (50 litros por segundo) que caen al lecho del Tunjuelo y luego llegan al caudal del río Bogotá.

Esa, en opinión de Reyes, es la urgencia de adoptar otras tecnologías para el tratamiento de las basuras, distinta a la del enterramiento de los residuos como ocurre actualmente. En cambio, agrega, cuando se habla de extender la vida útil del relleno se plantea la construcción de 3 diques donde se retendrán las basuras por los próximos 37 años.

Cuando se le pregunta a Reyes sobre alternativas reales en tiempo y recursos para tratar las basuras que producen los capitalinos, habla de tres que combinandolas podrían adoptarse en un término de dos años, paralelos con el vencimiento de la actual licencia del relleno Doña Juana.

 

Tecnología 1

TERMÓLISIS: Consiste en la recepción de los desechos, separación de los objetos voluminosos recuperables, trituración, reciclado de vidrio y metales ferrosos y no ferrosos, secado de los residuos, separación de los metales pesados, termolización, carbonización de los residuos triturados, destilación y vitrificación.

 

Tecnología 2

GASIFICACIÓN: Es un proceso de transformación térmica en estado de plasma, que convierte los Residuos Sólidos Urbanos en gas combustible, denominado gas de síntesis o “Syngas”. Es un producto que puede ser empleado posteriormente para producir combustibles, productos químicos o energía eléctrica y térmica.

 

Tecnología 3

ENFARDADO: Consiste en compactar la basura en bloques y eliminar el lixiviado en una etapa preliminar (antes del proceso de descomposición).

No duda en afirmar el presidente de la cuenca media del Río Bogotá Javier Reyes, que el alcalde va a dejar ese “chicharrón” del manejo de las basuras al próximo y alerta sobre la necesidad que la eventual ampliación de la vida útil de Doña Juana no quede en el POT, tampoco mediante acuerdo en el Concejo y cree que solo si sale por decreto del alcalde, podría trabajarse en la reversión de esa decisión.

Escuche aquí los planteamientos de  la vocera del UAESP sobre futuro de Doña y a Javier Reyes, presidente de la cuenca media del río Bogotá.

Comparte!
Equipo Bogotá AMPM

Equipo Bogotá AMPM

Profesionales del periodismo

Comenta con tu Facebook!

Leave a Comment

Suscríbete a nuestro boletín

Te mantenderemos informad@ todos los días!