Inició la chatarrización de 60 buses alimentadores de Transmilenio

La flota vehicular que pertenecía al concesionario Alcapital, movilizó alrededor de 110 mil pasajeros diarios de la localidad de Suba durante 15 años. Con 65 buses Diésel y uno a Gas Natural, recorrieron alrededor de 48 millones de kilómetros, cumpliendo con su vida útil.

Los 60 vehículos son desintegrados en la planta de Gerdau DIACO en el municipio de Tocancipá, Cundinamarca, cumpliendo con todos los protocolos ambientales. La empresa transforma alrededor de 350 mil toneladas de chatarra ferrosa, promoviendo la economía circular.

¿Qué es la chatarrización de buses?

El proceso consiste en desintegrar un vehículo en su totalidad, hasta ser convertido en residuos.

¿Por qué deben ser desintegrados estos vehículos?

Con este proceso se garantiza que no vuelvan a ser utilizados en el país, evitando las emisiones de material particulado. Los 60 buses alimentadores que pasan a chatarrización dejarán de emitir entre 0.5 y 0.6 toneladas de emisiones contaminantes al año.

Los residuos desintegrados generan beneficios para el medio ambiente, ya que las partes del bus pasan a ser transformadas en nuevas materias primas para otros sectores industriales.

El Distrito espera seguir desintegrando los buses remanentes del SITP Provisional. Desde el inicio de la operación de este esquema y hasta el mes de febrero se han chatarrizado 9.426 vehículos.

Vea aquí como se realiza la chatarrización de un bus alimentador de Transmilenio.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín