La lucha por defender de urbanizadores piratas el Parque Entrenubes

En plena pandemia, aprovechándose de quienes sin techo enfrentan esta inédita coyuntura, urbanizadores piratas enderezaron su mirada aniquiladora hacia el hermoso Parque Entrenubes.

Localizado en el extremo suroriental de la ciudad, el parque forma parte del grupo de cerros y montes que como estribaciones de la cordillera oriental de Los Andes le dan una característica propia al paisaje de la ciudad.  Lo conforman los cerros de Guacamayas, Juan Rey y Cuchilla del Gavilán, entre las localidades de Rafael Uribe, San Cristóbal y Usme, cuenta con una extensión de 626 hectáreas y un perímetro de 30 Kilómetros.

La primera alerta en tiempo reciente sobre la acción de los “Tierreros” en la zona la dio la Secretaría de Seguridad el pasado 31 de mayo cuando reveló que “urbanizadores piratas están loteando el parque Entrenubes, la reserva ecológica más importante del suroriente, y utilizan a personas vulnerables en medio de la pandemia”. A renglón seguido anunció acción inmediata para la recuperación de los terrenos y buscar estrategias que impidieran futuras ocupaciones.

Pero los delincuentes de tierras no se amilanaron y es entonces cuando intentan la ocupación ilegal en el Parque Ecológico Distrital de Montaña Entre Nubes, realizando quemas y talas de flora para instalar cambuches, afectando valiosos recursos naturales como agua, suelo y flora.

La acción distrital impidió en ese momento que se concretará la invasión que se intentaba específicamente en el sector La Cuchilla del Gavilán. Fruto del trabajo de la Alcaldía Local de Usme y las diferentes entidades se logró el desmonte de aproximadamente 250 estructuras no consolidadas (cambuches) que se encontraban en la parte baja del Parque Ecológico EntreNubes. Pero el costo fue alto ya que por lo menos 18 hectáreas de cobertura vegetal fueron taladas y quemadas para lotear y seguir montando estructuras ilegales. Hasta ese momento se reportaba la captura de 5 personas.

Los líderes del intento de ocupación ilegal, usando población vulnerable, volvieron a la ofensiva e intensificaron su acción devastadora incendiando vegetación y tumbando árboles y afectando los nacimientos de agua que alimentan la quebrada Yomasa que cruza por esa importante reserva natural del suroriente. Y a esa altura se reportaba la afectación de por lo menos 18 hectáreas de áreas protegidas.

Ayer el número de detenidos por estas acciones criminales contra el ecosistema ascendían a 9. Pero el panorama en la zona es hoy realmente devastador tierra quemada, cuya recuperación durará décadas y huellas de los numerosos árboles tumbados.

Se calcula que en la delincuencial tala de árboles fueron afectadas 80 especies entre las que se encuentran el salvio negro, arrayán negro, encenillo, sietecueros real, tuno esmeraldo, chilco, laurel, sauco, helecho arborecente y fucsia arbustiva.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López calificó como tremenda, la devastación humana y ambiental que deja la alianza de tierreros y narcos al invadir, quemar y pretender urbanizar zonas de alto riesgo y reserva ambiental manipulando la necesidad de familias humildes y reveló que solo este año se han presentado más de 400 intentos de invasión.

Hoy miércoles se reportó que el Parque Entre Nubes se encuentra nuevamente sin invasores. Sin embargo, será una zona de permanente vigilancia porque no se descarta que los urbanizadores piratas, instrumentalizando a ciudadanos más vulnerables, renueven su intención de apoderarse de tierras que no les pertenecen, que son parte esencial de una reserva ecológica y tesoro ambiental de todos los bogotanos, en donde está totalmente prohibida cualquier construcción urbana.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín