Las posturas de Claudia López frente a proyecto de Troncal de Transmilenio por la Av. 68

La fuerza de la realidad ha obligado en los últimos tiempos a la alcaldesa Claudia López a ir modulando su negativa inicial a la obra de la troncal de Transmilenio por la Avenida 68.

Durante su campaña fue insistente en mostrar su oposición a la construcción de esa troncal interpretando el rechazo que un buen sector de capitalinos expresaba frente a esa posibilidad. Hay quienes incluso afirman que posiciones como ésta, le valieron a López un buen caudal de votos con los que finalmente obtuvo su triunfo.

Un día después de resultar elegida le pidió al gobierno nacional reconsiderar esa obra pues la consideraba inviable y avanzó que esos recursos y los que se pretendían usar para la troncal de Transmilenio por la 7, prefería orientarlos en intervenir la 7 con una proyecto más responsable desde lo ambiental.

Y ahora ha sido evidente el giro de Claudia López hacia la posibilidad de dar vía libre al proyecto al tenor de sus declaraciones en recientes días. Una vez conoció los resultados de la primera parte de un estudio realizado por el Ministerio del Transporte frente a demanda de pasajeros y costo beneficio en zona occidental de Bogotá que determinó que era superior en la 68 que por la Boyacá, la alcaldesa dejó en el umbral el anuncio de su construcción, hecho que se confirmaría una vez se haga entrega de la tercera parte del referido estudio de Mintransporte.

Un hecho adicional parece comprobar que la construcción de troncal de la 68 es inevitable. Recientemente y al ser interrogada sobre la tardanza para nombrar director del IDU en propiedad, Claudia López indicó que solamente lo haría cuando un director encargado y que venía de la administración Peñalosa, culminara con el proceso de licitación, del que dijo fue abierto de manera atropellada por el alcalde saliente.

Pues hoy lunes finalmente hubo humo blanco en el nombramiento de director del IDU, designación que recayó en Diego Sánchez Fonseca, un ingeniero civil quien procede de la Financiera de Desarrollo Nacional, FEN, y de quien se dice fue el estructurador del proyecto en esa entidad.

El nombramiento del director del IDU parece ser el banderazo de la alcaldesa al proyecto de Transmilenio por la 68, pues esa designación solo la haría cuando el encargado culminara el proceso de licitación.

Frente a la inminencia de la obra habitantes de sectores adyacentes a la avenida 68 contrarios a esa iniciativa, renovaron su oposición al proyecto.

Muy temprano en la mañana comerciantes y habitantes de Venecia y la Alquería se concentraron sobre el corredor vial, para llamar la atención sobre los que consideran efectos nocivos que tendría una troncal de Transmilenio por la Av. 68.

Los protestantes aseguran que esta obra “liquidaría la industria de colchones, dotaciones, cerámicas y cocinas que operan en el sector, entre ellos, en el barrio La Alquería”.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín