Reportan presencia de polvo del Sahara en Bogotá

La Secretaría de Ambiente realiza una vigilancia especial a la calidad del aire en la ciudad ante la aparición de una pluma de material particulado que está llegando al país proveniente, del desierto del Sahara.

La Red de Monitoreo de Calidad del Aire evidenció que el polvo, proveniente del Sahara, ingresó a la ciudad el domingo 22 de mayo y su impacto ha sido moderado, por lo que no ha sido necesario decretar alerta alguna. Los niveles de concentración de material particulado se han mantenido estables y corresponden a cifras normales que se presentan en Bogotá.

«Tenemos en Bogotá el fenómeno que conocemos como las arenas del Sahara. Los equipos de monitoreo de calidad del aire de la ciudad han empezado a sentir la llegada de ese material particulado que viene precisamente desde África, desde el desierto del Sahara y que se arrastra producto de fenómenos meteorológicos y de arenas en ese punto del planeta. No tenemos condiciones que nos hagan preocupar», indicó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Las estaciones de la Red de Monitoreo de Calidad del Aire reportan condiciones moderadas en 18 de sus estaciones, mientras que Carvajal – Sevillana está en regular.

Se espera que el fenómeno tenga influencia en la calidad del aire de la ciudad hasta este martes. Según pronósticos y análisis de información, el miércoles ya no habrá impacto en las concentraciones atmosféricas por las arenas del Sahara.

Ante la detección de este fenómeno del ‘polvo del Sahara’, desde la Secretaría de Salud se emitieron algunas recomendaciones para prevenir posibles afectaciones:

• Evitar exponerse a zonas de alta contaminación como vías sin pavimentar o de alto flujo vehicular, construcciones, áreas industriales, de escombros o canteras.

• Garantizar ventilación en la vivienda, limpiar superficies y pisos utilizando paños humedecidos para evitar que se levante el polvo. Evite mantener ventanas y puertas abiertas si está cerca de una fuente de humo o material particulado.

• Protegerse entre 9 a. m. y 4 p. m., en especial niños y jóvenes. Además, evitar hacer ejercicio intenso o practicar deporte al aire libre en horas de alta contaminación (entre 6 y 9 a. m., al mediodía, así como entre 5 y 8 p. m.).

• Evitar el consumo de tabaco y sus derivados, o exponerse a ambientes con personas fumando. Las personas con enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes o asma, deben mantener sus tratamientos, asistir a controles o consultar en caso de presentar síntomas como dificultad al respirar.

• Mantener las medidas de bioseguridad ante el Covid-19 y mantener al día el esquema de vacunación permanente y contra el virus.

La Secretaría de Ambiente mantiene estricto seguimiento al comportamiento de este fenómeno a través de las estaciones que conforman la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de la ciudad y continuará con el monitoreo de las estaciones de la región.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín