UCIs en Bogotá en cuidados intensivos

La capital no reabrirá más actividades y el aislamiento preventivo obligatorio se extenderá hasta el 15 de junio, con una aplicación exigente de las medidas sanitarias.

En una carta, revelada hoy por la alcaldesa Claudia López, que le dirige el ministro de Salud, Fernando Ruíz, a la ministra del Interior, Alicia Arango, se evidencia además la necesidad de intensificar las acciones de vigilancia en salud pública en la Plaza de Corabastos con un cerco epidemiológico ampliado en el sector, que incluya los establecimientos mayoristas y minoristas aledaños relacionados con la actividad económica.

Esto como consecuencia del aumento de casos positivos de COVID 19 que ya sobrepasó la cifra de los 8 mil y el incremento de la ocupación de Unidades de Cuidado Intensivo que bordea el 45%.

Y es que en los últimos días ha crecido la inquietud frente a la instalación de más UCIs en la ciudad, con voces críticas frente a la administración que consideran que el esfuerzo de una cuarentena rigurosa desde mediados de marzo tenía el objetivo de robustecer ese servicio que es esencial para la atención de pacientes COVID.

Una de esas voces fue la del presidente del Concejo de Bogotá, Carlos Fernando Galán quien en su cuenta de Twitter afirmó: “La cuarentena fue una medida que buscaba principalmente ganar tiempo para prepararnos y aumentar el número de unidades de cuidados intensivos. No puede ser que después de casi 70 días de cuarentena nos digan que no se hizo la tarea de aumentar las UCIs».

En defensa de su trabajo y frente a la declaración de Galán, la alcaldesa Claudia López precisó que Bogotá pasó de 967 UCIs a 1.250 de las cuales 668 están dedicadas solo a atender COVID-19.

En un debate hoy en la Comisión Primera del Senado al que asistió virtualmente, al alcalde de Bogotá indicó que, aunque era voluntad del Gobierno Nacional entregarle a la ciudad 1.000 ventiladores, al final se confirmó que solo llegaran 425 entre junio y agosto, por la competencia internacional.

Sin embargo, a la alcaldesa López, concejales como Andrés Forero del Centro Democrático, le cobran unas declaraciones hechas a finales de marzo, al momento de presentar las instalaciones del hospital montado en tiempo récord en el recinto de Corferias, en las que afirmó que, para la segunda semana de mayo, Bogotá contaría con 4.000 UCIs para atender pacientes Covid. Forero le recordó que a la fecha la ciudad cuenta con 668 (hoy están ocupadas 298), de las cuales el 80% están en clínicas privadas.

En la discusión sobre las Unidades de Cuidado Intensivo, terciaron también quienes llaman la atención sobre el caso de los ventiladores, básicos en esa instalación médica y que hoy en día escasean en el mundo. En el país varias universidades han logrado llegar a la elaboración de ventiladores mecánicos, especiales para pacientes COVID, por lo que se preguntan ¿Por qué no se ha trabajado con estas instituciones y también algunas empresas privadas, para su adquisición?

Recuerdan que a mediados de abril la Universidad de la Sabana presento un ventilador mecánico, construido con el concurso de médicos, ingenieros y expertos de otras especialidades, exclusivo por sus características para atender pacientes COVID, con certificación INVIMA. 100 ventiladores de estos fueron adquiridos por la Gobernación de Cundinamarca.

Tan vital es solucionar el tema de los ventiladores frente a la equipación de más Unidades de Cuidado Intensivo en Bogotá, que la propia alcaldesa en el debate en el Congreso manifestó hoy: «Cuando iniciamos la auditoria Bogotá tenía 965 UCI y hoy tenemos 1.250. Hemos crecido un 25%”. Agregó que hay 600 camas para que se conviertan en UCIs lo que hace falta son los ventiladores que nos ofreció el Gobierno Nacional.

Y agregó que el Ministerio de Salud a través de una carta, le informó que de los 1000 ventiladores, algún día del mes de junio nos entregará 130, en julio 250 y en agosto 45. Es decir, que de los 1000 ventiladores que nos ofreció el Gobierno Nacional, solo llegarán 425 en los próximos tres meses.

Frente a las UCIs, la alcaldesa expresó hoy que de no haberse adoptado la cuarentena, su copamiento no estaría ocurriendo seguramente en julio, como lo estamos previendo, sino que estaría ocurriendo en abril o mayo.

Crítica de la manera como el gobierno nacional ha decidido la reapertura de actividades, la alcaldesa indicó que la ciudad del 27 de abril al 27 de mayo pasó de 29% de ocupación a un 44 %.

En la búsqueda de centralizar el manejo de las UCIs, Claudia López anunció que “este fin de semana se oficializará, mediante decreto, la decisión de que la Secretaria de Salud tenga la rectoría de todas las UCIS, tanto públicas como privadas para que en caso, como ya está ocurriendo, la red pública del suroccidente en Kennedy y otras localidades se ocupe, podamos asignar pacientes  a cualquier UCI de la red pública o privada del norte o de cualquier lugar de la ciudad y poder usar toda la red”.

Lo cierto es que la ciudad se apresta a vivir días muy difíciles en materia de contagios, cada día hay más personas en la calle, y si bien en los próximos 15 días se intentará controlar ese fenómeno, lo demuestra el hecho de que sobrepase los 8 mil contagios y los 200 muertos.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín