Un reto inaplazable: Identificación real de población vulnerable en Bogotá

La pandemia del coronavirus desnudó las ineficiencias del SISBEN como mecanismo para detectar hogares sin ingresos en la ciudad.

Las protestas ciudadanas, más allá de las denuncias de la alcaldesa Claudia López de estar patrocinadas por politiqueros, no pueden ocultar que urge el trabajo inaplazable de focalizar de manera real a la población en pobreza y extrema pobreza en la ciudad.

Si bien no se puede descartar que puede haber “politiqueros” que quieren pescar en río revuelto alrededor de las ayudas humanitarias e intentar reorientarlas a sus “amigos” en las localidades no es menos cierto que hoy esos auxilios no están llegando en un buen porcentaje a quienes deben llegar.

Esa realidad motivó que la propia alcaldesa Claudia López tuviera que reconocer que hubo necesidad de realizar en tiempo récord, una georreferenciación de población en extrema vulnerabilidad no identificada en el SISBEN actual, para orientar ayudas urgentes en especie directamente en sus lugares de vivienda.

Ese trabajo dio como resultado la identificación de familias en extrema pobreza en por lo menos 100 barrios de las diversas localidades, hecho que obligó a orientar ayuda inmediata en mercados a esas familias que serán entregados directamente por la Cruz Roja y la Defensa Civil con acompañamiento de la policía.

La necesidad de revisar los criterios de selección de los beneficiarios de subsidios y ayudas por parte del Distrito originó el envío de una carta a la alcaldesa Claudia López de la bancada del Polo Democrático, que forma parte de la coalición que la apoya, en la que propone que “la administración incluya en el programa Bogotá Solidaria en Casa a toda la población vulnerable con la que cuentan los registros del IPES (vendedores informales) y la UAESP (población recicladora)”.

Subrayan los concejales del Polo en la misiva dirigida a la alcaldesa López que “es urgente en este momento avanzar en un registro masivo de las familias que requieren los beneficios (apoyos monetarios o en especie), para lo cual son muy útiles los registros de población vulnerable de las entidades mencionadas, los cuales permitirían realizar las entregas con mayor prontitud. Así mismo, se debe priorizar el criterio territorial para llevar ayudas a los barrios con mayores niveles de pobreza a través del canal de subsidios en especie, con lo cual se podría cubrir población que no está en los registros de las entidades y que no están recibiendo ingresos”.

Lo cierto es que una vez se recupere en buen porcentaje la cotidianidad alterada por la pandemia del coronavirus, la ciudad deberá enfrentar con urgencia el trabajo de establecer mecanismos propios, además de un SISBEN, cuyo proceso además de demorado, está excluyendo a miles de familias que se han quedado sin ingresos, que permitan georreferenciar con la mayor cercanía a la realidad a los habitantes en situación de pobreza, que hoy son los que en un buen número han salido los dos últimos a las calles a exigir apoyo humanitario del Distrito.

Escuche la entrevista con el concejal Manuel Sarmiento refiriéndose a las inconsistencias del SISBEN y los problemas en la entrega de ayudas a población vulnerables, en la emisión de hoy en Bogotá AMPM.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín