Avances en salud pero grandes retos en pobreza y desempleo, evidenció informe de Bogotá Cómo Vamos

En un nuevo informe del programa Bogotá Cómo Vamos que presenta indicadores del 2019 sobre Calidad de Vida, se conoció un análisis de los impactos que ha sufrido la ciudad por la pandemia y los desafíos que afrontará en la nueva realidad.

El informe confirma que la crisis provocada por la pandemia del Covid-19 ha generado una gran recesión económica y productiva. Índices como la pobreza y el mercado laboral siguen siendo grandes retos para mejorar la calidad de vida.

En el sector salud se registraron avances en temas como mortalidad materno infantil, nutrición y salud sexual y reproductiva. En términos de medio ambiente Bogotá mejoró, pero el hábitat y la ruralidad siguen siendo temas que preocupan. 

Se identificaron seis transformaciones que han afectado la calidad de vida de los bogotanos, como el aumento de la pobreza e impactos negativos en activos de las personas, salud, empleo y educación; se profundizó el impacto en localidades que tenían mayor vulnerabilidad, previo a la pandemia; en hábitat urbano se agudizó el problema de acceso a vivienda digna e impacto en grupos vulnerables como mujeres, jóvenes y adultos mayores, han sido los más afectados a nivel económico y social.

En el entorno económico privado y público se proyecta una caída entre el 4% y el 8%. Aumentó el desempleo a 23,6 %. El recaudo disminuiría hasta 1,3 billones; se debe cubrir una pérdida de 3.5 billones de pesos, mientras que en movilidad se ha impulsado el uso de modos sostenibles de transporte, como la bicicleta.

En Salud pública bajó la cobertura en salud pasando de 95,3 % en 2016 a 94, 1 % en el 2019. Los embarazos en mujeres entre los 15 y 19 años tuvieron una reducción del 10,59 %. En 2019 se presentaron 1.311 casos menos que en el 2018. 

En el sector de educación en el 2019 se redujo la matrícula de niñas, niños y jóvenes matriculados en instituciones públicas y privadas. La reducción fue de 14.321 estudiantes.

En cuanto a la calidad de la educación bajó, el año pasado solo el 16,8 % de las instituciones de la ciudad tuvieron calificaciones A Y A+ en las pruebas SABER 11. En el 2018 la cifra fue del 26,7 %.

En cifras de seguridad el hurto a personas aumentó, pasó de 105.943  a 127.363 casos. Chapinero, Santa Fe y La Candelaria son las localidades más afectadas por este delito. El número de homicidios no mejoró, sólo tres casos se redujeron. Las localidades con la tasa más alta fueron Bosa, Fontibón y Rafael Uribe Uribe. 

Aunque el número de automóviles en Bogotá aumentó en un 83% entre 2009 y 2019 alcanzando 13 millones de viajes diarios en carros, la calidad del aire en la ciudad mejoró, el año pasado se presentó la concentración más baja de PM10 de los últimos cinco años. 

Otro buen indicador en materia movilidad fue la reducción del 16.3 en víctimas fatales en accidentes de tránsito.

Mientras que en el 2019 se registró el número más bajo de viviendas de interés social es más de 10 años.

El informe también presentó desafíos en una reactivación sostenible y corresponsable en la calidad de vida de la ciudad en dimensiones básicas como salud, educación, mercado laboral, seguridad y economía.

Contener la pobreza y abordar sus principales causas, territorializar las políticas y programas, trabajar hacia la equidad de género, juvenil y adulto mayor, mejorar el hábitat urbano, promover la movilidad sostenible e impulsar la reactivación económica privada y pública son los retos que identificó el informe.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín