Bogotá y su nueva realidad en medio de la pandemia hasta diciembre

Bogotá quedará desde este miércoles sin cuarentenas y con la apertura por horarios y días de numerosas actividades, unas que estaban cerradas y otras que funcionaban a media marcha.

El análisis del comportamiento del contagio frente a medidas adoptadas en la ciudad, llevaron a la conclusión que se acertó y se evitaron miles de muertes, consideró la mandataria distrital al notificar a los bogotanos que se cierra la etapa del paso por el primer pico de la pandemia y es necesario adentrarse en una nueva realidad de la ciudad.

Terminan las cuarentenas, dos esta noche en Antonio Nariño y Puente Aranda y las restantes cinco localidades este miércoles a la medianoche.

Fue clara la alcaldesa en advertir que las reaperturas que se autorizan no significa que el coronavirus ya no circule en la ciudad y que por el contrario seguirá varios meses presente, siendo una enorme y mortal amenaza.

Es hora de no bajar la guardia y aprender a trabajar y volver a vivir gradualmente pero de manera concertada, señaló la alcaldesa.

Volverán los niños a los colegios exceptuando los jueves como también los estudiantes universitarios, el sector de la construcción seguirá en actividad contínua como también todos aquellos establecimientos que prestan servicios esenciales.

Habrá una evaluación constante de esta nueva realidad, un trabajo intenso de 3.200 rastreadores epidemiológicos y se retornará a zonas de cuidado especial cuando se identifique aumento de contagios en áreas específicas.

La ciudad deberá saber que esta nueva realidad implicará un aumento de contagios y de pacientes en UCIS pero aseguró la alcaldesa, no habrá ninguna posibilidad que colapse el sistema hospitalario y las 2.100 UCIS existentes serán suficientes si hay un cumplimiento estricto de los horarios de actividades autorizadas. Se calculó un promedio de 60 pacientes por día llegando a UCIS, lo que es manejable aseguró la alcaldesa.

La ciudad se manejará en esta nueva realidad con un cupo epidemiológico que se calcula es de un 60% y fue el que se distribuyó entre las diferentes actividades. Fue clara la alcaldesa en indicar que Bogotá no puede reabrir todo al mismo tiempo en un 100% porque sería inminente un colapso total en octubre.

En esta nueva realidad que la ciudad vivirá por lo menos hasta diciembre, se decidió elevar la capacidad del sistema Transmilenio pasando de un 35% al 50% de ocupación autorizado.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín