Convenio entre Transmilenio y Policía bajo lupa de Veeduría

La Veeduría Distrital alertó unas presuntas irregularidades en la suscripción de un convenio interadministrativo entre Transmilenio, La Policía Metropolitana de Bogotá y el Fondo Rotatorio de la Policía Nacional en julio de 2019.

En noviembre de 2020, la Veeduría recibió una queja anónima que evidenciaba las presuntas ineficiencias administrativas en la ejecución del convenio. Por ello se inició una investigación que concluyó con estos resultados.

El convenio no se supervisó de forma adecuada: Se advirtieron debilidades en la supervisión del contrato como en los controles que debe ejercer el ordenador del gasto sobre la supervisión del mismo.

Además, no se advirtieron los errores en los informes de supervisión y la falta de un acta del comité de coordinación donde se aprobaron expresamente los planes de necesidades del Convenio.

No aparecen aprobados los planes de necesidades: Se constató la existencia del Comité de Coordinación, conformado por las partes firmantes del convenio 613-2019, cuya obligación contractual era aprobar los planes de necesidades de conformidad con el objeto contractual. Sin embargo, en la información remitida por TRANSMILENIO S.A. o divulgada por la entidad en el SECOP 1, no se evidencia un acta donde expresamente exista dicha aprobación.

Compras que no tienen relación con el fin contractual: La investigación evidenció gastos con cargo al convenio, que si bien pueden tener justificación en el accionar de la Policía Nacional, no tienen relación directa o con ocasión del desarrollo del objeto contractual, al comprar elementos como instrumentos musicales, vestidos para mariachis, entre otros.

“Más que participar en un convenio para mejorar la seguridad en TransMilenio, el Fondo Rotatorio de la Policía habría destinado recursos para dotar instalaciones, o atender a los uniformados. Todo esto escapando a la supervisión de la entidad. Por esta razón ¿Qué tiene que ver la adquisición de un gimnasio para la MEBOG, con la convivencia en el transporte masivo?”, planteó el Veedor Distrital, Guillermo Rivera.

Tras los hallazgos la Veeduría formuló unas recomendaciones a la Gerencia de Transmilenio, con el fin de mejorar la gestión administrativa en esta clase de convenios.

El órgano de Control remitió los resultados de dicha investigación a la Procuraduría General de la Nación, la Personería y Contraloría Distrital para que en el ámbito de sus competencias valoren la documentación y determinen las conductas que se consideren del caso.

Además, se enviaron unas copias al Inspector General de la Policía Nacional, Jorge Luis Ramírez para realizar las investigaciones internas correspondientes.

¿Qué dice Transmilenio?

La entidad respondió que está dispuesta a cooperar de manera activa con los órganos de control con todo lo que estos requieran, contando con una política de transparencia y disponibilidad de información.

Transmilenio S.A. y la Policía Nacional adoptará las recomendaciones hechas por el órgano de control para mejorar la eficiencia en la ejecución del convenio que actualmente se encuentra vigente. De igual manera, el Ente Gestor remitirá dichas observaciones a la Policía Nacional para que tomen las medidas correctivas pertinentes.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín