Distrito asegura que a partir de ahora plantará 5 árboles por uno que se tale

La tala de árboles para la realización de obras públicas ha generado varias polémicas entre sectores ambientalistas y el Distrito en proyectos importantes como la troncal Transmilenio por la Av. 68, la ampliación de estaciones del sistema masivo, entre otros.

Por esa razón, el Distrito expidió una nueva resolución que busca compensar los árboles afectados en este tipo de proyectos.

“Debemos reducir al mínimo la necesidad de tala cuando hacemos el diseño de las obras; optar siempre primero por el traslado del árbol que por la tala; y en última instancia talar si es necesario”, indicó la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Una de las estrategias es la implementación del esquema de compensación con la fórmula 5×1, que consiste en que por cada árbol que se tenga que talar por efecto de obra, se siembren cinco en el mismo punto de la intervención, pero en caso de que no sea posible se deberá plantar en un sector cercano o en algún lugar de la ciudad que sea concertado con las comunidades.

Para el proceso de compensación la Administración priorizará, según las posibilidades técnicas, ambientales, sociales y económicas la plantación de nuevo arbolado y de mayor porte, la reconversión de zona dura con el fin de generar espacios para la siembra de árboles y el pago del equivalente al Individuo Vegetal Plantado.

La compensación también se incrementa para los árboles que presenten mayor diámetro y altura, integrando un valor adicional por presencia de epifitas y albergue a la fauna de la ciudad.

La Secretaría de Ambiente será la entidad encargada de otorgar los permisos y autorizaciones para el manejo silvicultural en espacio público o privado, en el perímetro urbano de la ciudad. Además, determinará el sistema de compensación que debe generar mayor beneficio para la ciudad, bajo exhaustivos y rigurosos criterios técnicos.

Sobre la Avenida 68

La alcaldesa Claudia López se refirió a la decisión judicial que frenó las obras de Transmilenio por dicha troncal, pidiendo que se estudie la política del 5X1 para continuar con el proyecto.

“Si cada uno de los 300 frentes de obras que tiene la ciudad se vuelve un problema social, ambiental y legal se puede paralizar la generación de empleo. Por eso queremos reconocer el legítimo conflicto que se genera por estas obras y establecer este nuevo parámetro, sobre cuáles son las reglas para hacer compensación a la naturaleza y a la ciudad cuando en última instancia se tiene que hacer tala”, indicó la mandataria.

Recordó una vez más que las obras públicas y privadas deben priorizar las conservaciones de los árboles y, de no ser posible, aumentar las solicitudes de traslado para tratar de mantener la mayor cantidad de individuos vegetales.

Para el nuevo manejo del arbolado público será fundamental la participación ciudadana, es decir que las comunidades serán parte activa de los proyectos que impacten a la ciudad en los diferentes escenarios, entre ellos el arbolado. Además, las entidades encargadas de realizar obras públicas y los privados tendrán que incorporar la mayor cantidad de árboles existentes en sus diseños de obra.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín