Imputado Ex comandante de la Policía de Bogotá por presuntamente alterar escena del grafitero Diego Felipe Becerra

Han pasado 10 años del asesinato del joven Diego Felipe Becerra por parte de unos integrantes de la Policía de Bogotá, y la justicia sigue dando los pasos definitivos para que este caso no quede en la impunidad.

La Fiscalía General de la Nación imputó los delitos de favorecimiento en homicidio, fraude procesal, ocultamiento y destrucción de elementos materiales probatorios al excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, General (R) Francisco Patiño Fonseca por su presunta participación en el plan para desviar la investigación por la muerte del joven ocurrido el 19 agosto de 2011.

En la investigación se constató que el alto oficial habría tenido pleno conocimiento de lo sucedido y era consciente de que varios de sus subalternos buscaban proteger al patrullero Alarcón, por lo que se orquestó un plan para cuidar la imagen de la Policía y desacreditar al joven grafitero con el supuesto de que participó en el asalto a un bus de servicio público.

El General en retiro aparentemente sabía la ubicación de un arma de fuego en el lugar del homicidio, del falso testimonio brindado por un conductor del vehículo que respaldaba la tesis de que Becerra estuvo involucrado en un robo, del ocultamiento de la declaración de una persona que sí fue víctima de un robo en un vehículo de servicio público y de la entrega de bonos de mercado por valor de $200.000 a la esposa del hombre que entregó la versión falaz.

La Fiscalía tiene conocimiento de que el hoy procesado habría sostenido diversas reuniones con patrulleros y oficiales para determinar el sentido de las declaraciones que se iban a rendir ante las instancias disciplinarias y penales.

«Cuando ya no se desempeñaba como comandante de la Policía Metropolitana influyó en que los policías vinculados tuvieran privilegios en su lugar de reclusión. El patrullero Alarcón tuvo una visita especial suya en compañía de una dama antes de la audiencia de imputación de cargos», precisó el Fiscal del caso.

Gracias a la influencia del General Patiño, el patrullero Wilmer Alarcón tuvo una serie de beneficios para salir de la cárcel de Facatativá.

Tras conocerse los hechos por parte de la Fiscalía, el General (r) Patiño no tuvo ninguna objeción respecto a la imputación de cargos. Sin embargo, no aceptó los cargos y se declaró inocente de las conductas reseñadas ante la Corte Suprema de Justicia.

El ente acusador se abstuvo de solicitar la medida de aseguramiento en contra del oficial, por lo que el imputado ahora tendrá que enfrentar el proceso judicial.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín