«Los camiones contaminan porque no nos venden combustible de buena calidad» Presidente de la Confederación Colombiana de Transportadores

Frente a la restricción de vehículos de carga de 20 o más años de antigüedad en ciertos horarios en Bogotá, tras la alerta amarilla decretada por la Secretaría de Movilidad, este gremio anunció un posible cese de actividades.

Uno de los líderes del gremio es Jorge García, presidente de la Confederación Colombiana de Transportadores, quien habló de las razones por las cuales están en desacuerdo con la medida y el por qué se ven perjudicados.

“No es posible que nos apliquen a todos los camioneros esta restricción, en Bogotá hemos visto que el Sitp, el Transmilenio, los camiones de basura, y los buses del servicio público también contaminan pero continúan circulando, el verdadero problema es la calidad del ACPM” aseguró el presidente.

Según García la principal inconformidad del gremio se centra en que nunca fueron citados para socializar el decreto, además de los cambios que se han presentado durante la ejecución de la medida, asegura que al principio la restricción era para vehículos de más de 20 años, pero en los operativos la medida también la están aplicando a camiones de 10 años de antigüedad.

Sobre al suministro de alimentos, el representante de los camioneros, aseguró que ya hay alimentos que están escaseando por la imposibilidad del transporte, de continuar con esta medida y ante la falta de concertación con los camioneros, el escases de alimentos en CORABASTOS será mayor en cuestión de días.

Visión de un ambientalista

Hugo Sáenz es Cofundador del colectivo Respira Bogotá, afirma que la administración Distrital tiene grandes retos para seguir enfrentando la emergencia ambiental por la mala calidad del aire.

Para el ambientalista una de las tareas que tiene Claudia y su equipo es devolverle la credibilidad a la red de monitoreo del aire con la que cuenta el Distrito, «hay una buena inversión, con una red robusta de equipos importantes que se han importado, y gente especializada, pero se necesita tener una gerencia pública eficaz y capaz de aprovechar estos equipos».

Según Sáenz, a Bogotá le hace falta un monitoreo de exposición personal, que permita identificar las condiciones del aire directo que respiran los ciudadanos, esto es necesario para complementar las mediciones de la red de monitoreo y contextualizar la realidad en la calidad del aire.

Frente a la restricción a los vehículos de carga, aseguró que los camioneros pueden mejorar su oportunidad de circular con ayuda del programa de autorregulación ambiental.

«Si los transportadores realmente reconocen el problema y se comprometen a trabajar los podrían vincular en producción ambiental y empezar a trabajar de la mano del Distrito” explicó Hugo Sáenz.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín