Metro de Bogotá discusión sin fin

En un nuevo debate de control político sobre la contratación y los diseños en el proceso contractual para la Primera Línea del Metro de Bogotá, citado por la bancada del Partido Colombia Humana UP MAIS, las posturas nuevamente salieron al ruedo político para atacar, defender y evidenciar los avances del proyecto de movilidad más importante de la historia de la ciudad.

Concejales como Ana Teresa Bernal, Susana Muhamad, Heidy Sánchez, citantes del debate,  afirmaron que la certificación de factibilidad de  los estudios técnicos del Metro fueron realizados por una entidad que no tenía facultad para realizar esta labor, asegurando que los estudios de factibilidad del Metro elevado no estaban listos y que la interventora nunca certificó los estudios pero si las troncales.

Otras inconsistencias expuestas destacaron que los estudios de prueba de carga del Metro se realizaron a última hora y no tuvieron interventores y se revisaron a destiempo. ‪Se expuso que el Metro elevado no cuenta con estudio de geotecnia de suelos y que aún no se conoce el costo definitivo, además la empresa china que construirá la obra ha sido investigada por corrupción.

Por su parte Lucía Bastidas, cabildante de Alianza Verde, fiel defensora de la primera línea del metro elevado, aseguró que esta práctica corresponde a una costumbre refrita de la oposición y aseguró que todo está avanzando  el cronograma no ha cambiado en nada.

El concejal Carlos Carrillo del Polo Democrático mantiene su férrea oposición al proyecto, “a lo que apunta este proyecto es hacer  robarse los recursos de lo férreo para dárselo a los buses, lo que piensan hacer sobre la AV Caracas, mientras se construye esta importante vía hay que cerrarla, si el  proyecto se realiza los vehículos privados tendrían que salir de circulación por esta vía.

Recordó que la bancada del Polo Democrático tiene en curso una acción de nulidad ante el Consejo de Estado pero aseguró “que más allá de las acciones jurídicas que se puedan interponer, lo que debe haber es voluntad política por parte de la administración, para salvar a la ciudad de un proyecto inconveniente que condena a la ciudad a no tener una red de metros para el futuro por su inviabilidad.

El hecho bochornoso de la sesión, se presentó durante la intervención del concejal Julián Espinosa de la Alianza Verde, quien reveló supuestas irregularidades en la gerencia de la empresa Metro, acusaciones que recayeron sobre el gerente  Andrés Escobar, quién se encontraba presente en el recinto y quien recibió de parte del cabildante una carta para renunciar a su cargo, acto que el gerente tildó de ‘payaso’, despertando la reacción de otros concejales que le solicitaron al funcionario retractarse de sus palabras ofensivas.

Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestro boletín